La Grilla

COLUMNA | ENTRE CHAIROS Y FIFÍS

Este arroz ya se coció

Leonardo Torixa Cervantes

Este arroz ya se coció. Si no sucede una nueva tragedia, el próximo dos de junio, día en que apenas el 47 por ciento del padrón electoral en Puebla saldrá a las urnas, Luis Miguel Barbosa Huerta se convertirá en Gobernador del Estado de Puebla.

El oriundo de Zinacatepec será el mandatario número 52 de la entidad y a pesar de que los partidos MORENA, PT y Verde Ecologista de México son los que previo registro ante el INE, oficialmente lo apoyan, el ex senador de la república ha recibido el espaldarazo de todos los sectores sociales, incluyendo aquellos que tradicionalmente jalaban con el Partido Revolucionario Institucional.

Para muestra un botón, hasta la pasada elección y a pesar de que el ex candidato del PRI, Enrique Doger Guerrero, dejó en el desamparo a todos los candidatos priistas, la Confederación de Trabajadores de México (CTM), apoyó abiertamente al ex alcalde de Puebla, pero su líder, el astuto, Leobardo Soto Martínez, envió a la dirigente del Consejo Taxista del Estado de Puebla, Ericka Díaz, a la campaña de su tocaya del PAN, quien a la postre le favoreció la polémica resolución de la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Hoy, en la política provinciana nadie se quiere equivocar y todos, absolutamente todos, se han sumado de lleno con el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional, el sector popular con la UPVA 28 de Octubre finalmente dio su brazo a torcer, su líder, Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio”, quien abiertamente nunca había apoyado a un candidato, entendió que en el pasado le salió muy caro estar en contra del sistema, tanto, que perdió una hija y los varones estuvieron encarcelados, así que ante esta amarga experiencia, conjuntamente con su esposa, la incansable Rita Amador, como buenos comerciantes, ofrecieron el poder de su organización a Barbosa Huerta, quien incluso en días recientes presidió un diálogo abierto, no mítin, en el búnker de la organización “El Mercado Hidalgo”.

Regresando a la CTM, el sector laboral, porque ya no sólo es obrero, actualmente no coquetea con ningún otro actor político que no sea Barbosa Huerta y sus alfiles de poder que ya encontraron posiciones en el gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido; la organización con ADN priista ya se olvidó del ex partidazo y aún más de su candidato Alberto Jiménez “Merindo”, perdón Merino, quien ni siquiera ha sido invitado al edificio de la tres sur y ya anda arrastrando la cobija, pero sobre todo esperando la peor derrota del tricolor, con un pequeño séquito de seguidores que lo acompañan a llorar por los rincones serranos de la entidad.

Ante este panorama, a Miguel Barbosa solo le resta culminar tranquilamente su campaña y esperar a que en poco más de veinte días, los ciudadanos en las urnas le den la razón; ni con un milagro Jiménez “Merindo” subirá 35 puntos en las encuestas y por más de que Enrique Cárdenas, el académico panista, siga inventando que en la Zona Metropolitana ganará y prestando su nombre para que sus partidos impulsores sigan diseñando campañas negras, no le alcanzará y el Partido Acción Nacional en Puebla, o lo que queda de él, también cava su tumba.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button