Deportes

Opinión | Corte de Caja

Por Antonio Abascal

20 junio, 2022 9:37 pm

Tras el Juego de Estrellas de la Liga Mexicana de Beisbol que ganó la Zona Norte al son de diez carreras a seis con un racimo de cinco rayitas en la parte baja del noveno episodio, la actividad de la campaña 2022 continuará mañana con los Pericos de Puebla visitando a los Bravos de León. Durante el fin de semana tres emplumados viajaron a Monclova para ser parte del regreso del Juego de Estrellas después de dos años de no realizarse por la pandemia: Danny Ortiz volvió a tener protagonismo al llegar a la final del derby de cuadrangulares del sábado donde perdió la final con Marc Flores de los Rieleros de Aguascalientes y ya en el duelo dominical se fue de 3-1 con una impulsada, mientras que el receptor Gabriel Gutiérrez se fue de 2-0 y el lanzador Kurt Heyer no tuvo actividad.

Cuando se reanude la temporada, los Pericos de Puebla visitarán a los Bravos de León a partir de mañana martes en una serie de tres compromisos que cerrará el jueves para después viajar a Aguascalientes parea medirse con los Rieleros; los emplumados no volverán a casa hasta la próxima semana (28 de junio) para enfrentar primero a los alicaídos Mariachis de Guadalajara y más tarde a los Tecolotes de Dos Laredos. De tal manera es momento para hacer un corte de caja de la primera mitad de la temporada donde la novena poblana ocupa la tercera posición del Standing sureño con marca de 25 ganados, 23 perdidos, a un juego del líder del sector, los Olmecas de Tabasco, con la impresión de que ya superaron un momento complicado cuando ligaron cinco series perdidas de forma consecutiva antes de cerrar fuerte la primera parte incluyendo la serie ganada en Monterrey la semana pasada.

Danny Ortiz es la gran figura de la organización ya que es el líder de la liga en el departamento de cuadrangulares con 22, uno por arriba de Rainel Rosario de los Saraperos de Saltillo y ocupa el segundo puesto de carreras impulsadas con 58, una por debajo del ex Perico, Zoilo Almonte quien juega para los Sultanes de Monterrey. La campaña del pelotero boricua de Pericos le ha permitido igualar una vieja marca de ochenta y dos años en Liga Mexicana al convertirse en el segundo pelotero en pegar tres cuadrangulares en dos juegos del mismo calendario lo que le permite codearse con el mítico Joshua Gibson, recordado por algunos especialistas como el “Babe Ruth” afroamericano y que ahora forma parte del Salón de la Fama de Cooperstown al ser reconocido como uno de los hombres de gran poder siendo cátcher pero desgraciadamente no pudo jugar en la gran carpa debido al veto que sufrían los peloteros afroamericanos; en 1940, Gibson pegó tres palos de vuelta entera primero en el Parque Delta de la Ciudad de México ante los Rojos del México y más tarde en Chihuahua jugando para los Azules de Veracruz. Regresando a Ortiz sus 22 cuadrangulares ya lo colocan en el quinto lugar en la lista de jonroneros de franquicias poblanas ya que desde su llegada en 2019 suma ya 80 (42 en 2019, 16 en 2021 y los 22 hasta el momento) igualando con un pelotero mítico como Guillermo “Tiburón” Rodríguez quien fue campeón con los Ángeles Negros en la campaña de 1986.

Junto con Ortiz, Pete O´Brien ha respondido para jugar en los jardines y con el bat al llegar a 18 cuadrangulares en el año, (cuarto lugar) y cincuenta carreras producidas (quinto puesto), al igual que un Alex Mejía que superó una lesión pero que en 32 juegos ha pegado nueve palos de vuelta entera y lleva 37 carreras impulsadas; a la ofensiva siguen siendo fundamentales hombres como Antonio Lamas, Miguel Guzmán y el recién llegado Gabriel Gutiérrez sin olvidar a los jóvenes como Armando Aguilar o lo que han logrado Jorge Flores y Ciro Norzagaray quienes además de contribuir a la ofensiva han respondido para formar una buena llave de doble play en las paradas cortas y la segunda base para una novena a la que todavía busca dar forma el manager Willie Romero.

La pareja Flores-Norzagaray ha dado estabilidad al cuadro emplumado que la campaña pasada sufrió mucho tras la salida de Drew Stankiewicz, una baja que no tuvo solución hasta el receso entre temporadas ya que los recién llegados han respondido, de la misma manera hay que reconocer que Romero ha podido subsanar el problema de la receptoría ya que le ha dado el rol de titular al eficiente y veterano, Gabriel Gutiérrez (quien hasta fue al Juego de Estrellas), lo que también ha significado estabilidad a comparación con lo que se vivió la campaña pasada cuando Daniel Sánchez, Kevin García y Juan Kirk se alternaron la receptoría lo que incluso creó problemas en el manejo de los lanzadores. Otro punto destacado han sido los jóvenes que se empiezan a mostrar en la organización incluyendo al lanzador poblano, Cristian Alvarado de lo más regular en un staff de relevistas, Armando Aguilar, Herman Alvarado y Daniel Mercado, entre otros lo que habla de un buen trabajo en el sentido de desarrollo de peloteros.

Sin embargo hay un lastre que no ha podido ser solucionado por la directiva desde que se hizo cargo de la franquicia: El Pitcheo, preponderantemente el  de relevo. Pericos ocupa la décima posición (por debajo de media tabla) en pitcheo colectivo con 6.25 de carreras limpias admitidas (lo cual es muy alto) y es cerca del doble del que muestra el líder en ese departamento, los Toros de Tijuana con 3.63. El problema se acentúa con el cerrador, la novena poblana sólo tiene diez salvamentos cuando sus lanzadores han tenido 23 oportunidades para salvar, la directiva ya cambió dos veces a su cerrador primero con David Richardson y luego con Jenry Mejía y ninguno de ellos pudo hacer el trabajo, pero aquí el tema es que la falta de un buen relevista ha sido el común denominador desde que llegó la actual directiva en 2019, tras la campaña suspendida por la pandemia en 2020 no hubo solución en 2021 y en pleno 2022 tampoco se encuentra al hombre capaz de hacer el trabajo y en gran parte es la respuesta a la inestabilidad de los emplumados durante la temporada pese a lo cual se mantienen en la pelea.

Hay que recordar que en las temporadas de 2019 y 2021, Pericos tuvo buenos inicios pero que conforme fue avanzado el calendario se fue cayendo a tal grado de quedar fuera de la postemporada en 2019 y alcanzar los playoffs de panzazo en 2021 para irse en la primera ronda, en ambas campañas se cambió de manager y el equipo no reaccionó, por lo que ahora con esos aprendizajes habría que esperar mejores decisiones. En esas dos campañas en la búsqueda de soluciones en el pitcheo se terminó debilitando el roster, un peligro latente en la actual temporada debido a la falta de estabilidad en el relevo.

En otros temas de la liga mexicana de beisbol se aprovechó el Juego de Estrellas para premiar lo mejor de la campaña 2021 y la organización poblana se llevó el primer lugar en mercadotecnia, el tercer lugar en comunicación y el tercer lugar en experiencia en el estadio, rubros en los que desgraciadamente se ha caído en la 2022 donde no ha existido tanto contacto con los aficionados a través de campañas que sí fueron de impacto como la de “siempre cívico, nunca incívico”, o en las mismas entradas al parque con varias muy flojas; da la impresión de que en las temporadas pasadas pese a la inestabilidad del pitcheo o incluso a quedarse fuera de playoffs, el público se sintió parte del equipo y de la fiesta en el parque “Hermanos Serdán”, algo que no está ocurriendo en 2022. El corte de caja para Pericos muestra crecimiento en la estabilidad defensiva por la llave de doble play, estabilidad en el poderío ofensivo, es esperanzador en cuanto al desarrollo de talento, pero también tiene una gran deuda en el pitcheo, sobre todo el de relevo, y eso aunado al pasado reciente en donde no se tomaron las mejores decisiones genera enormes dudas de cara a la segunda parte del calendario.

De la misma forma hay que insistir que de forma general y más allá del discurso oficial del Presidente de la Liga Mexicana, Horacio de la Vega quien habla de mejores entradas en los parques de pelota y en la favorable reacción a su gran idea de recortar los juegos de martes y miércoles a siete entradas, el corte de caja general muestra añoranza de los verdaderos aficionados a los juegos completos, al llegar a la mitad del calendario ya se puede decir que en la práctica el recorte artificial de los partidos no ha significado un crecimiento exponencial de los llamados “juegos significativos”, es decir, aquellos que son cerrados y sobre todo seguimos en una liga donde el pitcheo es superado por el bateo lo que genera juegos naturalmente más largos, la solución no está en recortar los compromisos, la solución es invertir en el desarrollo de mejores lanzadores y, sobre todo, cambiar las características de una pelota que es muy voladora y favorece a los bateadores; el beisbol es un deporte sabio porque sigue gritando que no es necesario de medidas forzadas para darle agilidad, requiere de sentido común, lo que desgraciadamente hasta el momento no han demostrado los dirigentes de la liga y los dueños de los equipos.





Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button