La Grilla

COLUMNA | La guerra sucia

Héctor Manuel Pérez Cuéllar

5 mayo, 2019 7:40 am

He citado en innumerables veces frases de Sun Tzu y Nicolás Maquiavelo, los cuales influyen en la estrategia de las áreas de Seguridad, Políticas y de Negocios; actualmente, lo que se llama pensamiento estratégico, se nutre de la doctrina militar, de la guerra y sus analogías.

Las Guerras Sucias Electorales; han transformado el espíritu especifico de las campañas políticas que es un medio democrático, para que una sociedad defina el rumbo de un Estado, en las campañas se busca posicionar la visión y valoración a partir de un futuro que se persigue, la sociedad es un conjunto de diversidad de segmentos culturales, sociales e ideológicos. El voto que cada elector generará; dará en el Candidato la representación sus valores, y que a través de sus propuestas, esperan un mejor futuro para ellos y sus demarcaciones son con mucho el real factor de las campañas políticas.

Es también; un canal de información, que ofrece la oportunidad de conocer al Candidato en su pensamiento, personalidad, experiencia y visión de Estado para Gobernar, pero sobre todo, el tipo de campaña que realiza, si ha recurrido a campañas de ataque o denuncia o en su defecto de Guerra Sucia; o por el contrario, se ha concretado a ser propositivo y positivo, construyendo a través de sus propuestas, las bases para ir informando de lo que será su plataforma de gobernar.

El tono de la campaña; establece en mucho la relación que se construye entre el Candidato y la Sociedad después de la contienda electoral, en el caso de las Campañas de Guerra Sucia, dañan la democracia electoral y confrontan al electorado llevándolo inclusive a enfrentamientos físicos que en nada abonan a un democracia en construcción como es la de Puebla; después de venir precisamente, de unas elecciones llenas de incidentes nada gratos para los Poblanos.

Si bien; existen estrategas electorales, los hay aquellos que apuestan a las Guerras Sucias, hay acciones que polarizan y enfrentan a grandes conglomerados de la sociedad; y otras, que plantean las diferencias a través de propuestas de acuerdo a su visión de gobierno y que no confrontan.

Estas campañas sucias; están fundamentadas, en la mentira, en el señalamiento de hechos pasados, que los presentan con un amarillismo exacerbado; o lo que estamos viendo, el señalamiento de ataques directos a la persona como tal, si bien es cierto las contiendas electorales, son el sustituto de las Guerras para que se tenga un ganador de su ideología, pero los señalamientos de la persona por algún problema de salud, de su color, de su origen u otro que lo señale es una forma discriminatoria, que habla de muy poca altura política, de quien hace esos señalamientos o si mucho me apuran, es tener en la mente un hueco enorme para no tener mejores ideas de hacer política.

Esto que para unos; se llama Marketing político, exhibe lo peor de los partidos políticos, recurriendo a lo perverso de lo que están hechos y que llevan hasta lo más profundo del fango a sus integrantes con tal de no perder el poder y sus grandes negocios.

El cambio de Puebla; es urgente, en sintonía con la política del Gobierno Federal, la obligación de todos los partidos si bien es correcto transitar en la vida política con los principios que los rigen, también es obligación hacerlo por el bien del Estado, con altura para que el desarrollo sea un principio rector de todos los poblanos.

El abandono de las Políticas Públicas; es enorme en su línea de un futuro, con intención hacia el beneficio de los más necesitados que se palpa en los cinturones de miseria de las ciudades y del campo, la Seguridad está en crisis, la Economía debe crecer con la promoción de la inversión privada, la educación debe ser cercana para todos, el campo hay que incentivarlo al máximo en fin no hay un solo apartado al cual no se tenga que poner atención.

He escuchado; con mucha atención, todas las propuestas que los Candidatos han realizado a solo unos cuantos días de que terminen las campañas, el Candidato Luis Miguel Barbosa, en una forma ordenada nos ha dado a conocer sus propuestas en todos los ámbitos del quehacer de un Gobierno, con ejes específicos de acción.

En el caso de los candidatos de los otros partidos; lastimoso para los Poblanos, solo hay ideas generales incrustadas en anuncios mediáticos sin contenido estructural del que, como, cuando y porque, así como comerciales de “estar hasta la madre”, imagina estimado lector a un niño diciendo eso a sus maestros y argumentar diciendo, si lo dice un Candidato porque es malo ese señor quiere representarnos.

Hagamos todos juntos; un ejercicio democrático, para que no; por principio de cuentas, aceptemos campañas de Guerra Sucia, que señalen a los Actores Políticos, por su Estado Salud, por su apariencia, por su raza o color de piel con intención discriminatoria, y que si quieren competir lo hagan con propuestas reales y precisas en intención de que el electorado norme su criterio para escoger al mejor.

“Dominar a otros es fortaleza, el dominio de sí mismo es el verdadero Poder”.



Artículos Relacionados

Back to top button