La Grilla

Columna | Entre Chairos y Fifís

Leonardo Torixa Cervantes

8 agosto, 2019 8:11 pm

¿Desataron al tigre?

En su más reciente campaña política, es decir antes de que ganara la Presidencia de México, porque tuvo otras dos que perdió y en la primera se declaró presidente legítimo de México tras montar un plantón en el Paseo de la Reforma del extinto Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, en innumerables ocasiones mencionó que si perdía nuevamente, palabras más, palabras menos, en el país podría desatarse el tigre.

Este jueves 08 de agosto digamos que el presidente, López Obrador, tuvo una cucharada de su propio chocolate y algunos hasta comentaron “que el tigre comenzó a desatarse”. En todo el país los ciudadanos fuimos testigos de cómo tras encontrar oídos sordos en el Gobierno de la República, cuatro fuertes organizaciones campesinas, aglutinadas en el FAC (Frente Auténtico del Campo) paralizaron el país.

Tras esperar ocho meses para que el mandatario federal les agendara una audiencia y hartos de que el titular de la Secretaría de Hacienda, Arturo Herrera, les cancelara diferentes reuniones pactadas con anticipación, los campesinos decidieron no solo bloquear carreteras, sino también paralizaron casetas de peaje, aeropuertos, puertos marítimos, garitas, y hasta parques industriales, más de 250 puntos estratégicos de la República Mexicana, donde no solo pusieron a temblar al titular del Ejecutivo Federal, sino que al pie del Monumento a la Revolución en la capital del país le demostraron que la fuerza de los más desfavorecidos podría convertirse en la piedra en el zapato de la denominada Cuarta Transformación.

Y es que las demandas de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala y de la Central Campesina Cardenista (CCC) son légitimas, simple y sencillamente esperan que AMLO sepa que existen y les libere apoyos para reactivar su tierra, semilla, fertilizantes y demás insumos que a decir de los inconformes han mendigado durante poco más de un semestre; incluso los rijosos tampoco se explican como el Gobierno de México ha activado otros programas sociales para personas de otros países centroamericanos y a ellos los mantiene olvidados o secos como la tierra mexicana.

De esta manera, el movimiento agrarista, aquel que en los principios del siglo XX desempeñó un papel importante antes, durante y después de la Revolución Mexicana en la que se enfrentó con el latifundismo, regresó con fuerza y si el Gobierno no lo para con el cumplimiento de compromisos reales podría desatarse el tigre. Al tiempo.



Artículos Relacionados

Ver También
Close
Back to top button