Viral

PUEBLA | Visión de la Seguridad y propuestas de solución

Héctor Manuel Pérez Cuéllar

23 junio, 2019 11:07 pm

TERCERA PARTE

Para lograr; los objetivos de Seguridad que queremos, hoy debemos de ver en detalle la relación íntima entre la tecnología y sus aportaciones y el papel esencial e insustituible del ser humano, quien está detrás manejando y dependiendo de la tecnología para cumplir con su deber efectiva y eficientemente.

Para el ciudadano; es igualmente esencial el entender la interrelación y el papel característico de ambos elementos. Entonces, sabrá que esperar en términos reales de la capacidad y limitantes que los afectan.

El tema; de la Seguridad en México, es relativo a la perspectiva de los muchos actores, tanto directos como indirectos. Como se mencionó anteriormente; dentro de éstos se encuentran aquellos que viven una realidad directa por los varios elementos de “La Inseguridad”, como se refiere a la situación en términos populares y la realidad percibida por el público en general que en turno afirma, corrige y aumenta los factores que flagelan al país, viendo la situación con una imagen prácticamente monolítica.

Lo interesante; es que en la realidad, a pesar de la nube negra de la Inseguridad, la nación en general sigue su vida cotidiana y de progreso en una rutina diaria y normal.

Esto no niega que hay actividades y acciones de los narco terroristas y bandas de criminales comunes que afectan directamente muchas comunidades y el sentido de bienestar nacional.

Sin embargo; bajo esta corriente de normalidad e Inseguridad, crece la frustración a falta de cambio en la corrupción institucional, la impunidad, la falta de reformas en el sistema jurídico y lo más importante, la falta de confianza en los Cuerpos de Policía.

Los que conocen; de la historia reciente de México tienen que preguntarse cómo se llegó a la situación abismal de la relación ciudadano-policía donde no sólo hay desconfianza, sino un menosprecio insultante hacia los uniformados.

En la cercanía; de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, el policía mexicano,  era una figura respetada a tal nivel que se comparaba con los “bobbies” de Londres por el hecho de no traer más que su macana. En el día del policía; se veía el aprecio de la ciudadanía con la cantidad de regalos que les hacían. Las películas de la época hablan elocuentemente de esta relación donde el policía no sólo era respetado, sino era parte de la comunidad. Hoy esta relación se traduce en un alejamiento que parece no tener solución dadas las expectativas tan bajas que la ciudadanía tiene respecto a sus policías.

Lo perversamente interesante; es que el ciudadano en general está contento con quejarse, insultarlos y decidir que la situación no tiene remedio, ya que todos los policías son gente baja y sin educación. ¿Cómo es posible que frente a la alta percepción de Inseguridad la actitud del ciudadano empuja al policía a ser lo que lo acusan de ser, en lugar de buscar soluciones que lo integren de nuevo y lo impulsen a ser un profesional respetado y comprometido a la protección  del orden social y la seguridad de sus conciudadanos?

Aceptémoslo; para tener un punto de partida, el policía de hoy si viene de los estratos socio-económicos con más desventaja, hoy por hoy, la ciudadanía ha perdido la confianza en los cuerpos policíacos de los Municipios. Las historias abundan; las condiciones son diferentes de Municipio a Municipio, pero el resultado es el mismo. Existe la incertidumbre y preocupación de que algunos elementos de seguridad se encuentren coludidos con el crimen, o son parte del mismo. Esta percepción; con fundamento o no, impide que el ciudadano pueda confiar en su policía, en tanto que los actos delictivos siguen a la alza.

Es necesario; que la Autoridad Municipal, asuma sin regateos la responsabilidad que le corresponde en materia de Seguridad Pública, a lo largo y ancho de todo el Territorio Nacional, elevar la calidad del personal, el servicio que presta a la Seguridad Pública del Estado y Municipio y recuperar la confianza ciudadana; así mismo, que la designación del Titular de la Secretaria de Seguridad Pública Estatal, tenga en esa persona un Ciudadano comprometido con la Seguridad que aqueja a los Poblanos en todo el Estado.

“    “Se debe ponderar y deliberar antes de hacer un movimiento. Conquistará quien haya aprendido el arte de la desviación”.



Artículos Relacionados

Back to top button