El Confesionario

Entrevista | Barbosa, el candidato ideal: Carlos Figueroa Ibarra

Leonardo Torixa

En el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) uno de los más satisfechos con el trabajo desempeñado durante 18 meses de lucha (sic) es el Comisionado Electoral del Comité Ejecutivo Nacional del partido en Puebla, Carlos Figueroa Ibarra.

El doctor Figueroa amablemente aceptó platicar con nosotros y en la sala de su departamento, con un vaso de agua en la mesa charlamos largo y tendido sobre los dos procesos que particularmente él vivió con tal efervescencia que nos reveló detalles que pocos sabían.

Y es que hoy, Figueroa Ibarra es un convencido de que Luis Miguel Barbosa Huerta era, es y será el candidato ideal del Movimiento de Regeneración Nacional, ya que demostró ser un guerrero y supo sortear todos los obstáculos que se encontró primero al interior del propio instituto político y después con sus adversarios políticos.

“Es una candidatura que tuvo un proceso de 18 meses, fue un proceso larguísimo, yo diría muy desgastante y creo que estos 18 meses han representado para Barbosa muchas pruebas de fuego que en lo particular me llevaron a conocerlo y respetarlo, porque yo no tenía un conocimiento de su persona, hasta antes de este proceso sabía de él lo que se decía en los medios y en estos 18 meses aprendí a ver que es un hombre con una gran fortaleza para enfrentar adversidades”, dijo.

En ese sentido el también secretario nacional de derechos humanos del CEN de MORENA, nos resumió algunas adversidades que Barbosa Huerta fue resolviendo para convertirse hoy en el líder más respetado del partido. En primer lugar, detalló que los fundadores de MORENA aceptaron su presencia en el instituto porque formaba parte de la línea de alianzas que Andrés Manuel López Obrador les había expresado.

“Pero teníamos reservas hacia él por sus antecedentes políticos, lo veíamos vinculado al grupo de los “Chuchos” del PRD entonces ese fue el primer gran obstáculo que tuvo que enfrentar Luis Miguel la aceptación en MORENA, Gabriel Biestro y otros integrante de MORENA, entre ellos yo mismo no mirábamos como nuestra primera opción su candidatura, nuestra primera opción fue Abelardo Cuéllar e incluso en el Consejo Estatal donde se eligieron a los tres integrantes de la tan que propondría para ser medidos en la encuesta, Luis Miguel Barbosa no salió”, recordó.

En esa ocasión los resultados del estudio demoscópico ubicaron muy bien a Rodrigo Abadala, quien era diputado federal y obtuvo 42 puntos, Abelardo Cuéllar llego a los 40, Alonso Aco no rebasó los 20 y Luis Miguel quedó en último lugar con 14 votos.

“Si Luis Miguel entró a la encuesta fue porque la Comisión de Elecciones del CEN, en la potestad que tiene de acuerdo a estatutos metió su nombre junto con el del doctor, Enrique Cárdenas para ser medido en la encuesta”, precisó.

El sociólogo consideró que el segundo obstáculo que sorteo el oriundo de Zinacatepec fue que al salir como candidato porque posteriormente ganó la encuesta fue hacerse del apoyo de todos los que en su momento no creyeron en su candidatura y ello lo logró con la habilidad política que lo caracteriza en la propia Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, y con la propia Dirigencia Nacional encabezada por Yeidckol Polevnsky, a quienes les sorprendió los planteamientos del poblano, quien aseguró haber logrado la unidad con los actores más importantes de MORENA en la entidad poblana y en su momento pronunció “Que la única manera en la que él podría estar convencido de no ser candidato es que Andrés Manuel le dijera que no fuera”.

Pero la afrenta más difícil que tuvieron en el partido guinda sin a lugar a dudas fue Rafael Moreno Valle, pues todos sabían que tenía un enorme talento político, una gran capacidad financiera, pero sobre una perversidad inimaginable con un proyecto estratégico de instauración de un régimen que Figueroa Ibarra califica de Neo Ávila Camachista, con un poder similar al que construyó Ávila Camacho en los 20 y 30 y un propósito de constituirse en un grupo nacional de poder.

“El planteamiento de Rafael Moreno Valle era de largo alcance de décadas de dominación y por lo tanto era un hombre de un gran poderío, había colonizado todos los partidos de Puebla, el PRI lo controlaba a medias pero tenía un pie metido de una manera muy fuerte en el PRI, el PAN lo colonizó y desplazó totalmente a la dirigencia más conspicua del PAN, el PRD a través de Luis Maldonado Venegas también fue colonizado y los otros partidos que quedaron colonizados pero al único que no pudo colonizar fue a MORENA y fue porque estamos arropados por un liderazgo que no surge cada 100 ó 150 años”.

De esta manera, Barbosa Huerta fue quien se puso la camiseta del partido y encabezó la lucha en contra de un personaje y su proyecto; incluso el académico aceptó que eso no fue sencillo ya que enfrentaron el asedio mediático y la propaganda negra con comunicadores totalmente volcados en contra de MORENA y su candidato.

“A mí me da mucha risa ver a muchos de estos columnistas y medios que ahora estuvieron apoyando a Luis Miguel Barbosa y que bueno hoy no están en contra de nosotros pero no puedo sino establecer la venalidad de buena parte de la prensa en Puebla”.

Posteriormente vino “el gran fraude y la violencia”, y el académico recordó que como secretario nacional de derechos humanos también tuvo que ver con un proceso valioso e incluso quien fuera el secretario general de gobierno, Diódoro Carrasco, los llamó para crear una agenda común y un protocolo para evitar asesinatos, pues temían que ello pudiera suceder.

“Y el día de la elección tuvimos que contrarrestar toda la violencia que se presentó con los apresamientos, hostigamientos que se presentaron, ese día tuve un trabajo muy grande de estar llamando constantemente a la persona que se me había indicado para frenar, parar y liberar a la gente que había sido encarcelada, el primero de julio, fue una elección asquerosa y hubo un fraude, estoy absolutamente seguro de ello”, afirmó.

Después vinieron cinco largos meses de conflicto postelectoral que culminaron con una larga sesión en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, hasta donde -dijo- llegaron los tentáculos del Morenovallismo y lograron los cuatro votos con los que ganó Martha Ericka Alonso; a pesar de ellos, Luis Miguel Barbosa no se rajó, tampoco aceptó el ofrecimiento que le hizo AMLO para incorporarse a su gabinete y decidió liderar un movimiento de resistencia que seguros estaban por lo menos duraría los próximos cinco años.

“El dijo no voy a aceptar ningún cargo en el gabinete, no me voy, así como no acepté el resultado electoral, porque él dijo yo fácilmente me hubiera quitado de problemas y el dos de julio aceptar la derrota y ese 10 de diciembre hicimos un evento y ahí dijo, no acepto ningún cargo, me voy a dedicar a recorrer el estado e iniciamos el Frente Poblano de Resistencia por la Cuarta Transformación”, expresó.

Sin embargo, nunca esperaron que viniera la tragedia donde fallecieron la gobernadora, Martha Ericka Alonso y el senador, Rafael Moreno Valle, pero a pesar de ello Barbosa no claudicó y persiguió el sueño que hoy lo tiene como gobernador electo del Estado de Puebla.

“Y entonces el 24 de diciembre de 2018 volvimos a estar como estábamos en diciembre de 2017, arrancando de nueva cuenta el proceso, para ese momento el Comité Ejecutivo Nacional en pleno consideramos que era de elemental justicia que el candidato fuera nuevamente Luis Miguel Barbosa, por todas las adversidades que superó y era hasta moral que él fuera y ahí vino la otra dificultad en el proceso electoral de este año el enemigo más peligroso que tuvimos no fue el PAN, ni el PRI, sino el fuego amigo y que se expresó a través de la voluntad de Alejandro Armenta, de querer ser el candidato y que no tuvo empacho en llegar hasta donde llegó para hacerlo”, lamentó.

A pesar de ello, tejieron fino políticamente, los contrincantes internos se sumaron al proyecto de todos y actualmente Barbosa Huerta tiene la legitimidad suficiente y el apoyo para hacer el mejor gobierno de Puebla.

“Yo confío en que haga un gobierno enteramente distinto a los que hemos observado en el pasado, de por sí, por sus propias circunstancias de vida, el hecho de que se le haya amputado un pie, de que haya sobrevivido 10 días en coma, eso le da a Luis Miguel una perspectiva de vida enteramente distinta, en los momentos más adversos él decía la verdad independientemente de lo que resulte de todo esto, me doy por bien servido con la vida y estoy vivo, su perspectiva era distinta producto de ese hecho y eso hace que él esté pensando en este momento en la gubernatura que va a comenzar en agosto no como el peldaño de una futura carrera política, porque él ha dicho que lo más seguro es que este cargo que va a ocupar pueda ser el último que ocupe en su vida y no como decía Armenta que se iba a morir sino simplemente porque su perspectiva existencial es cumplir con esto, entonces no es un peldaño, él concibe la próxima gubernatura más que un peldaño, como una puerta”, detalló.

Incluso, Figueroa Ibarra, reveló que en un trabajo conjunto con Mario Bracamonte están sosteniendo reuniones con todos los líderes partidistas del estado para establecer el primer acercamiento con los instituto que no lo apoyaron y ya platicaron con los dirigente del PRI, PRD, MC Y PAN.

“Porque lo que él quiere es iniciar un diálogo que le coadyuve a la gobernabilidad y que establezca puntos de agenda política comunes en los que los distintos partidos podamos coincidir, esto no quiere decir que esté pensando en repetir lo que hizo Rafael Moreno Valle, nos ha pedido a nosotros que le digamos a cada uno de los partidos con los que nos estamos entrevistando que les comentemos que no piensa intervenir en la vida interna de esos partidos y esto forma parte de la nueva época, de la nueva manera de hacer política en la cuarta transformación”, aseguró.

Así que reiteró que lo que se perfila para la administración de Barbosa, es una nueva manera de hacer política, con un gobierno que tendrá una vinculación estrecha con la gente, que propiciará la participación de la gente en los asuntos de la vida política del estado, que va a tratar de deselitizar la política, pero sobre todo con un Poder Legislativo con vida propia y nunca controlado por el Ejecutivo.

“Cuando él dice que quiere que haya un Congreso, es que no quiere que sea la sucursal del gobernador en turno como sucedió con Moreno Valle, donde teníamos un Congreso totalmente servil y obsecuente a Moreno Valle y ahí tenemos a gente que supuestamente era de izquierda votando por la privatización del agua, por la ley exprés, votando por la ley bala, esto es lo que Luis Miguel no quiere que se repita, desea un Congreso deliberante, propositivo y que forma parte de la división de poderes en el estado”, precisó.

En relación al gabinete estatal, adelantó que estará conformado por nueve mujeres e igual número de hombres y seguramente sucederá algo parecido al Gobierno Federal donde solo cuatro fueron perfiles reconocidos de izquierda, ya que es necesario seleccionar a profesionales que garanticen un gobierno eficiente y no personas cercanas ideológicamente pero sin experiencia.

“Él ha dicho que desea un gabinete de poblanos, el único que no va a ser poblano es el secretario de seguridad eso es lo que ha expresado, pero al mismo tiempo ha dicho que concebirá a MORENA como un partido en el poder, lo cual no quiere decir que sea un partido en el gobierno, son dos cosas distintas”.

En otro tema, Carlos Figueroa, aseveró que el mensaje enviado por los ciudadanos de Puebla el dos de junio fue recibido en el partido y ya analizan lo que sucedió en los municipios de la zona metropolitana donde no obtuvieron un buen resultado, perdieron y entendió que eso está íntimamente relacionado con un problema de gestión y de prensa como es el caso de la Ciudad de Puebla, donde -consideró- Claudia Rivera no ha tenido una buena prensa que magnifica sus deficiencias y otras las inventa.

“Sin embargo es un problema real y si no revertimos esa tendencia en el 2021 nos van a volver a repetir la dosis y eso quiere decir que estaremos muy cerca de que nos la repitan en el 2024, entonces con ese sentido estratégico es que tenemos que ver qué es lo que va a suceder”, aceptó.

Pero lo anterior -concluyó- no tiene nada que ver con la interpretación simplista que en su momento hizo Carlos Meza Viveros de la derrota en la zona conurbada, pues reiteró que se debe hacer un análisis profundo del hecho para apretar las tuercas y corregir la dinámica municipal de esas localidades.

“Acusamos recibo de la derrota en el casco metropolitano y del abstencionismo y es sobre ese 67 por ciento de los ciudadanos sobre los cuales el próximo gobierno tiene que ir para convencerlos de que ha llegado una nueva época que esperamos se haga realidad”, finalizó.

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close