La Grilla

Opinión | Los ciudadanos armados

Por Héctor Manuel Pérez Cuéllar


En varios Estados de la República, el surgimiento de las Autodefensas se podría decir que fue justificado, en las lamentables condiciones, en que se encontraba la Seguridad Pública, como, por ejemplo, Michoacán y Guerrero; las milicias civiles se proliferaron con la presencia de grupos de la Delincuencia Organizada.

Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Las Milicias Civiles o Autodefensas, no importa cómo le quieran llamar, se puede decir que adquieren su legitimidad dentro de su propia comunidad, derivado de tantos atropellos que sufren de la Delincuencia Organizada.

El sacrificio de tantas vidas que hemos constatado, pareciera que se fueron al olvido, pero para esas comunidades que sufren estos lamentables hechos no lo pasan desapercibido; y ahí, radica su legitimidad, cuando un civil, se arma en defensa de su propia vida y la de los suyos.

Las experiencias han sido diversas, desde Brasil, Colombia, Perú y Centroamérica, pero también nos ha dejado la enseñanza que este tipo de armamentismo se convierte, a la larga, en un tema delicado y difícil de erradicar.

Para profundizar en el tema, tendríamos que analizar que la sola condición de armarse como Ciudadanos Comunes, genera un estado psicológico de fortaleza al individuo, en el cual, el solo saber, que está armado, condiciona que su reacción ante cualquier problema será utilizar su arma, porque, además, nuestra historia nos la presentan así, hasta en las películas.

El aglutinamiento de Ciudadanos, con condiciones iguales de estar armados, empieza a generar un estatus de grandeza en su núcleo y, reaccionaran de acuerdo a su condición y estructura de capacitación, pero también hay que decirlo que está capacitación nunca es continua ni suficiente y, en la mayoría de las veces es nula.

Al actuar estos grupos que pueden llamarse Autodefensas, Milicianos o simplemente Ciudadanos Armados, pueden caer en el ajusticiamiento, de cualquier persona, que consideren culpable de algo, ya sea simple o delicado.

Por parte de las acciones del Gobierno, cuando suceden actos de ajusticiamiento o de accidentes en algún enfrentamiento, se le ha llamado, Daños colaterales, para los Ciudadanos armados, como lo cito de experiencias en otros países, les llamaron, Sentencias Populares, Justicia por su propia mano, Justicia del abandono del Gobierno o la cita bíblica “Ojo por Ojo o Diente por Diente”.

En los tiempos de las Autodefensas en el Estado de Michoacán, quien no recuerda al Doctor Mireles, que, en infinidad de ocasiones, dio entrevistas, mostro como se encontraban atrincherados, combatió en su momento al Grupo Delincuencial de los Caballeros Templarios y genero condiciones de Seguridad en su comunidad.

Estos factores de Estabilización Social y Ordenador de los asuntos propios de esas comunidades, no son la casualidad, son el efecto del abandono del Gobierno, por no brindar, su principal razón de ser, que es la Seguridad, estas Milicias o Autodefensas, también encuentran mejor legitimidad en sus comunidades, que la razón de un Estado de Derecho.

Cuando aparecieron en Michoacán, se empezó a crear fama de que acababan con los Delincuentes y, con ello empezaron a desplazar la función del Estado, desde la aplicación de solución de asuntos mínimos, como conflictos entre vecinos, hasta lo de la Delincuencia Organizada.

La violencia que viven las comunidades pequeñas, no son las mismas a las que se viven en las grandes ciudades, en estas comunidades, se puede decir, que no están con una tutela de la Autoridad tan marcada, cuando llega la Delincuencia Organizada y los penetra en sus entornos, no tienen defensa alguna.

Entonces el justificar a Ciudadanos armados, es lamentablemente una frontera difícil de separar, con ello la Autoridad está muy lejana de cumplir con su cometido y, menos con tanta traba que se impone para ser un representante de la Ley, como lo es el ser Policía.

Del lado de los Delincuentes, son personajes que su sola presencia intimida al Ciudadano de a pie, llegan con armamento sofisticado y con lenguajes que son propios de causar terror, todo esto, empieza a generar una Inseguridad creciente, pues ocupan espacios de toda índole, La Extorsión, El Secuestro, la intimidación para el consumo de drogas y, todo aquello que puedan imaginar, que realiza el Delincuente.

Escenas como las vistas, en una taquería donde cansados de la extorsión, el ciudadano afectado le dispara al Delincuente, se pueden multiplicar, pero vale la pena examinar, que tan conveniente o inconveniente se le puede ver está forma Ciudadana de estar armados y, actuar en consecuencia, a que se enfrenta el Ciudadano ante la Ley, que tanto se convierte en un efecto como el de las Autodefensas, hay que analizarlo o crecerá.

Los cinturones de miseria, siempre tendrán que soportar la Ausencia de la Autoridad, las bandas delincuenciales, ahí nacen, la zozobra de los que viven tranquilos, en esos núcleos sociales, padecen sin acudir con alguien, que los auxilie, luego entonces si ellos toman la decisión de armarse pueden encontrar su propia desgracia.

En la desprotección y la precariedad, para sentir Seguridad por el Gobierno, acuden a las armas en demanda de Gobernabilidad y, como vía desesperada de defensa, ante la situación producida por la Inseguridad y la Criminalidad.

Al generar confianza en su forma de sentirse seguros con su estatus de estar armados, vale decir que muchas veces como aconteció en Michoacán, de ser Autodefensas se convirtieron en Delincuentes, al suplir a quienes desplazaron o eliminaron.

Estos casos emblemáticos, son ejemplo en nuestro Estado de Puebla, la zona del famoso Triangulo Rojo, no es la excepción, ahora poblaciones enteras están en defensa de los Delincuentes o, forman parte de ellos, estos ciudadanos entran a producir un orden provisional de certeza de Seguridad; sin embargo, están entrando a un laberinto de acciones fuera de la Ley.

La forma de nuestras Autoridades, es decir, suplimos a las Autoridades Municipales y con ello encontramos la solución, que gran deficiencia y mentira, no hay Estrategia que dé una solución a largo plazo si es Reactiva, la solución debe ser Reactiva y Preventiva.

La sola presencia de Autoridades por más coordinados que estén, no cambia el sentido del estado de las cosas, se debe delinear una Estrategia coordinada, de todos los campos del quehacer gubernamental, para soluciones estructurales.

Algunas de las grandes enseñanzas, plasmadas en el libro del Arte de la Guerra de Sun Tzu, es vencer sin luchar y que la Guerra cualquiera que sea, se basa en el engaño, ajustarse a las condiciones, ser capaces de aprovechar las ventajas, pero creo lo que puede fundamentar lo anterior es tener Liderazgo.

La creación de la percepción favorable, es como de facto el enemigo está vencido, pero no pretendo dar clases ni mi intención es decir que hacer, pero para mí, dar una crítica representa colaborar en algo con la Ciudadanía, afectada por la Delincuencia, nadie puede apartarse de ello, evitemos el surgimiento de Autodefensas, Milicianos o simples Ciudadanos Armados.

“Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar”. (Sun Tzu)

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar.

 

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close