La Grilla

COLUMNA Estrategia sin Estrategia

Héctor Manuel Pérez Cuéllar

El Crimen Organizado, es una constante de amenaza contra las Instituciones Democráticas y debidamente constituidas en cualquier Municipio, Estado o Federación, las Estrategias siguen sin ser Estrategias, son ensayos detrás de los problemas que avasallan al Estado Mexicano.

En breve, los Gobiernos de la zona Metropolitana y los correspondientes a los principales Municipios del Estado de Puebla, entran a funcionar, los retos son inmensos, quien o quienes tengan la responsabilidad de encabezar las Secretarias de Seguridad, así como sus Presidentes, se enfrentan, al deteriorado escenario de una delincuencia desbordada y, una falta de coordinación con las Fuerzas del Estado.

Esta exigencia, debe de contestar la coerción en un sistema Institucional, donde las libertades y los derechos individuales del ciudadano son privilegiadas, con lo que exige la corresponsabilidad de todos los que gobiernan en los tres niveles de Gobierno; donde están perfectamente delimitadas, las funciones de cada uno de ellos, para el ejercicio del monopolio del uso de la fuerza en contra de la criminalidad, que avasalla cada día más a los ciudadanos.

La incapacidad de los Gobiernos salientes, son más que evidentes, el Crimen Organizado, tiene tomado muchos Municipios a su merced y complacencia, la inconformidad de la Sociedad, es evidente, está incapacidad, el ciudadano la percibe como una disfunción política, que permite a la Sociedad que hasta sus derechos fundamentales se vean expuestos y que a cambio de ello se obtengan resultados.

Hacer valer el Estado de Derecho, conlleva actuar contra la impunidad con la que se mueve el Crimen organizado y no Organizado, los delincuentes aprovechan la falla de un desarrollo social humano, para suplir al Estado, planteando oportunidades de trabajo en un marco fuera de la Ley, pero de trabajo, los hogares marginados poco les importa de dónde viene el dinero, para cubrir sus necesidades se la juegan, al final dicen que puedo perder y el Estado es omiso.

El Crimen Organizado, no es una actividad específica, son sociedades multifactoriales con corte empresarial, que no se reducen al tema del Narcotráfico, por ello, los delitos cometidos en los ámbitos Estatales y Municipales, se requiere estudiarlos para que, en la medida de su combate, también se detecte la correlación con los de alto impacto.

La tan lamentable infiltración de la criminalidad en los cuerpos de Seguridad, es otro tema que se debe detectar si se quiere resolver el problema de la Inseguridad, los sistemas de Inteligencia y contrainteligencia, hasta hoy son nulos o rebasados, por la corrupción, el más importante de los retos es, la violencia con la que se cometen los delitos y sobre todo la respuesta firme y decidida de los Gobiernos, hoy son tibias con pánico y sin apoyo de los niveles altos a cargo.

Hoy la violencia es una forma de vida, así es como piensan ese lamentable sector, que lo componen los ciudadanos dedicados a la criminalidad, toman ejemplo de las grandes Cárteles de la Droga, para aplicar las mismas técnicas de operación, más, sin embargo, la Autoridad no avanza en contrarrestar, sus embates con la misma proporción, que está debidamente sustentada, en los protocolos que fueron hecho para tal fin.

Las personalidades, que tomarán protesta de sus cargos, no la tienen fácil, más es así, como muchos de ellos, no cuentan con la experiencia que se requiere de una forma Ontológica y Operativa; el Ciudadano está cansado, de tantos amigos e incompetentes de los que fueron elegidos en puestos que tienen la responsabilidad mayor, que es la Seguridad de todos los gobernados, en ello está el conocimiento de la Jurisdicción con la que deben actuar y diseñar las Políticas Públicas a desarrollar.

El número de homicidios, feminicidios, robos, microtrafico y demás delitos que vivimos diariamente, paso de un problema policial a un problema de gobernabilidad, las Políticas Públicas si es que las hay, no han mostrado ni ser efectivas, ni ser contundentes en el combate por las Fuerzas de Seguridad, la Corrupción es la madre de todas calamidades que vivimos, ahí, deben concentrarse y resolver.

Al respecto debe señalarse que la Corrupción, es la enfermedad endémica más perjudicial en los Cuerpos de Seguridad; la Violencia y la Criminalidad, son primos hermanos más son diferentes uno del otro, y así como lo describo, debe dárseles tratamiento distinto, esto lleva a que penetran en esa sociedad olvidada de nuestros barrios y colonias marginales, haciendo corporación con las pandillas locales y delincuentes existentes.

Analizar que dejaron los Gobiernos salientes, es tiempo estéril, hay que diseñar el futuro y el presente que vivan las nuevas Autoridades, partiendo del hipotético, que nada se desconoce de como actuaron los aún en funciones, el personal existente, son institucionales y dispuestos los compañeros Policías, a pesar de tanta agresión hacia ellos son funcionarios comprometidos y entusiastas a sumar, puede haber prietitos en el arroz, pero no es la mayoría.

La estrategia que delineen, y comuniquen en el Plan de Desarrollo Municipal, será el termómetro de medición, de la intención con la que quieren resolver los problemas de Inseguridad, si solo son politiquerías o si son, medidas de acción reales.

Ya basta de cuentos de hadas, la ciudadanía quiere realidades, esto es tomar la valentía de decir como estamos y hacia dónde vamos, con resultados contundentes y reales.

“Solo las preguntas con respuesta son las que llegamos a comprender”. (Friedrich Nietzsche)

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close