Puebla

Columna: DOS PUEBLOS HERMANOS

Por Leonardo Torixa Cervantes

3 noviembre, 2021 7:53 pm






MI VISITA POR CHIGNAHUAPAN Y ZACATLÁN

El fin de semana largo que recién pasó, visité los municipios de Chignahuapan y Zacatlán para ser testigo de las actividades con motivo de los días de muertos y de paso saludar a los alcaldes de ambas localidades serranas.

Tras realizar las coberturas noticiosas y publicar la información en los espacios de Cambio de Página, así como en mis redes sociales, no podía dejar de escribir en torno a la grata sorpresa que me llevé al observar a dos presidentes municipales completamente distintos, el primero haciendo gala de su energía juvenil, así como evidente formación profesional, me refiero a Lorenzo Rivera Nava, y el segundo mostrando experiencia y conocimiento del Gobierno Municipal, José Luis Márquez Martínez.

Más allá de que ambos sean militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aspecto que sin duda se ve por el trato que tienen con los ciudadanos y visitantes, lo más rescatable es que en solo 15 días de administración demostraron su capacidad para realizar las cosas bien y con poco o casi nada de recursos municipales.

En el caso de Lorenzo Rivera, dos semanas de gestión le fueron suficientes para reposicionar a nivel local, pero sobre todo nacional, el Festival de la Luz y de la Vida, que tras el paso de la pandemia parecía casi imposible que se volviera a realizar, y de qué forma, la representación de la leyenda Azteca que muestra los 9 páramos del camino al Mictlán o lugar de los muertos no solo fue un éxito, el espectáculo estuvo fenomenal y ello permitió que el joven político recibiera los elogios de sus paisanos, que sin duda son lo más importante para el alcalde, me consta, sino también de miles de visitantes que el fin de semana llegaron al municipio y por supuesto de sus invitados especiales, pues Chignahuapan reunió secretarios de estado, diputados locales, federales, senadores, empresarios, y periodistas que sin duda nos quedamos con el ojo cuadrado.

Así que con este antecedente la recomendación es que no se pierda la Feria de la Esfera que no tendrá desperdicio.

Pero Zacatlán no se quedó atrás, la Feria de los Muertos, también está espectacular, y digo está porque todavía no termina, y es que para el edil no fue suficiente organizar un festival sino tres, el del pan de queso, del mole y hasta del vino y la sidra, estrategia de reactivación económica que garantiza que el municipio serrano tengan paseantes por lo menos tres fines de semana seguidos, permitiendo que todos los prestadores de servicios turísticos se recuperen del duro golpe que representó para ellos la famosa pandemia.

Pero eso no es todo, Márquez Martínez, no se olvidó de las comunidades del municipio, se puso a trabajar con su equipo y crearon la marca “Mi Pueblito”, otra estrategia de reactivación económica que le permitió integrar a los micros y pequeños empresarios que hace unos meses no se movían en la cabecera municipal y hoy venden mole, tamales, artesanías, bordados, pan, elotes, tacos, tlacoyos y un sinfín de productos que permiten que los turistas disfruten de productos verdaderamente típicos de la región.

Ambos ejemplos son muestra de que cuando se quiere, se puede y los pretextos para ellos no existen, en hora buena y no bajen el ritmo porque esto apenas comienza.

 

 





Artículos Relacionados

Back to top button