La Grilla

Opinión | Autogobierno

Por Héctor Manuel Pérez Cuéllar

El primero de diciembre del 2018 escribí mi columna “UN PROBLEMA A PUNTO DE ESTALLAR”, hoy que estamos en el avance de los Gobiernos que entraron en funciones en esa fecha, no vemos cambios de ninguna naturaleza.

Lo advertido por este columnista, se está presentando y causando terror en el interior de los Centros de Readaptación Social, el descuido y la Política de Venganza con lo que se recluye a los delincuentes, produce una autoridad fáctica, que se llama Autogobierno.

Las cajas chicas con las que los Gobiernos Estatales cuentan, son sin dudar los ingresos provenientes de la Corrupción que generan estos Centros de Reclusión; no se engañen y, no traten de engañar al Ciudadano de a pie, solo faltaba que se destapara un ejemplo, para que empiece la cascada de muestras de lo que digo.

Les comparto, mi columna que cito anteriormente, espero que dos años después tomen en consideración algo de lo escrito para el bien del ciudadano, ahh por cierto los mapas no están actualizados por ser de 2018, ya saben por las críticas que siempre hay, sin más les comparto:

UN PROBLEMA A PUNTO DE ESTALLAR.

El Sistema Penitenciario del país representa un costo social muy elevado, los recursos provenientes de nuestros impuestos que deberían tener un mejor destino; es insuficiente, y el seguir pensando que las medidas adoptadas por las autoridades federales son las pertinentes o que son medidas que apaciguarán el crecimiento del crimen organizado en las prisiones de la república, es una quimera.

Nuestro sistema de Readaptación social, no Readapta, no capacita para el trabajo, no educa, no dignifica al interno, pero sobre todo si revisamos lo más grave es que no propicia la reparación del daño, causado a las victimas del delito ni a la sociedad, que pareciera ser la que paga los platos rotos manteniendo en su totalidad al interno dentro de las prisiones.

La realidad actual, se puede ejemplificar entre otros el abuso de la prisión preventiva y que genera la sobrepoblación de los penales, el canje de penas por trabajo comunitario sería una probable solución, pero sobre todo desagraviar el daño a la víctima.

Cuando se toca este tema los trabajos realizados a la comunidad son por mucho una vergüenza, ejemplo: arreglar el jardín de los juzgados, que siempre están en el mismo edificio del centro de readaptación, consecuentemente esto no es reparación del daño ¿o tú crees que sí?

Las comisiones de derechos humanos del país, apelan a tratados internacionales en la materia para que se observe un trato digno y humano a los internos en readaptación, pero con mucho respeto ¿en dónde queda los derechos de la víctima? o en su caso los de la propia autoridad que en cuanto se presenta una fuga o delito dentro de la prisión, el inmediato responsable por omisión de autoridad son los directivos y custodios de los centros de readaptación y los jefes supremos ¿no tienen culpa?

Para entender mejor este problema me permito mostrarte esta grafica que describe estado por estado el número de internos por cada 100 mil habitantes:

Como puedes apreciar amable lector nuestro estado si las cifras aquí mostradas son verídicas, estamos hablando de que tenemos que cargar en tu economía internos más-menos, que bajo tu bolsillo y de cada uno de los Poblanos se tienen que mantener. Ahora mi pregunta, no consideras que como diría mi abuelita “si trabajas comes”, yo creo que es tiempo de empezar a mostrar y no ignorar la clase de bomba que tenemos en puerta es impostergable la solución y no todo es la vía castrense.

En el 2003, como Candidato como propuesta de campaña ofrecí al ciudadano la tesis de que los Centros de Readaptación Social pueden y deberían ser auto- sustentables, cada día me convenzo más de que así debe de ser. El Gobernador que entre en funciones en el Estado, deberá conocer de los problemas de gobernabilidad,  este rubro hay que meterle la mano con voluntad política, pero sobre todo con realismo e inteligencia para que el empresario tenga en este núcleo social, una alternativa de mano de obra cautiva que permita inclusive, tener mejor excelencia en la manufactura de las diferentes actividades productivas del Estado y que generen su propio ingreso para su manutención y apoyo a sus familias, una muestra la podremos tener en la demeritada Industria Textilera, que tal te parece amable lector que los internos manufacturen prendas de vestir y competir con todo lo chino que entre otras cosas no tiene calidad y su costo se abarate y sea mejor lo que consumes con excelencia mexicana.

En la República, se tiene 453 centros de readaptación social, cuantos “Chapos Guzmanes” existen en cada uno de ellos, te muestro otra grafica para tu conocimiento y análisis:

Fuente: S.S.P.N.

Así como se muestra en calidad de pastel, es la forma como lo ven los que gobiernan los centros de readaptación, sus ganancias derivadas de la corrupción.

Mientras las autoridades de escritorio se desviven por dar explicaciones mediáticas, el interno que está llegando en este momento a San Miguel, por poner un ejemplo tendrá que pasar por la consabida cadena de corrupción, si querrá permanecer en estancia  tendrá su tarifa de acuerdo a su posición que previamente el abogado haya negociado, si necesita una dieta especial traída desde casa será otro precio, si tiene visita diaria es otro precio, si esta incluye intima es otro precio, si no quiere patio será otro precio, en la investigación realizada me mostró que los costos pueden alcanzar valores que de verdad son altos “ya se estimados funcionarios que van ahh decir que no es verdad”, bueno investiguen ahí se encontrarán con la verdad.

El ingresar a prisión y ver el mundo interno parece de película, pero son realidades, encuentras de todo tachas, perico, motita, alcohol y compañía, todo es cuestión de tu imaginación, en fin, no creas que te estoy vendiendo un paquete turístico, en realidad esta es la prisión y luego nuestras autoridades no quieren encontrar armas:

¡Por Favor !

Hasta aquí la columna; en tú critica, está la exigencia que se les debe hacer a las Autoridades, nada mejor que estas Escuelas del Crimen de una vez por todas sean reales “Centros de Readaptación Social”, al menos así me lo parece.

“El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y, mayor suma de estabilidad política”. (Simón Bolívar)

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter.- @hector_mperez

Instagram.- Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook.- Héctor Manuel Pérez Cuéllar.

 

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close